Blog de Enunlugardelcosmos

Blog dedicado a la cosmología

En este blog encontrarás artículos y noticias relacionadas con el cosmos y con la ciencia.

Supernova SN 1987A

Escrito por Enunlugarenelcosmos 26-02-2016 en ciencia. Comentarios (0)

SN 1987A fue una supernova que tuvo lugar en las afueras de la Nebulosa de la Tarántula (NGC 2070), situada en la Gran Nube de Magallanes, galaxia enana cercana perteneciente al Grupo Local. Ocurrió aproximadamente a 168.000 años luz (51,4 kiloparsecs) de la Tierra, lo suficientemente cerca para ser visible a simple vista. Fue la supernova más cercana observada desde SN 1604, que apareció en la Vía Láctea.
La luz de la supernova llegó a la Tierra el 23 de febrero de 1987. Como fue la primera supernova descubierta en 1987, fue designada "1987A". Su brillo alcanzó su punto máximo en mayo con una magnitud aparente de alrededor de 3, disminuyendo lentamente en los meses siguientes. Fue la primera oportunidad para que los astrónomos modernos pudieran ver de cerca una supernova.
Fue descubierta por Ian Shelton y Oscar Duhalde en el Observatorio Las Campanas en Chile el 24 de febrero de 1987, y de forma independiente por Albert Jones en Nueva Zelanda. En marzo de 1987 fue observada desde el espacio por Astron, el mayor telescopio espacial de rayos ultravioleta de la época.
Poco después de registrarse el acontecimiento, la estrella progenitora fue identificada como Sanduleak -69° 202a, una supergigante azul de tipo espectral B3. Esta identificación fue inesperada, pues en ese momento las supergigantes azules no se consideraban posibles precursoras de supernovas dentro de los modelos existentes de evolución estelar. Actualmente se piensa que la progenitora era una estrella binaria, cuyas componentes se fusionaron unos 20.000 años antes de la explosión, creando la supergigante azul y siendo ésa también la razón de la existencia de los anillos visibles en el remanente. No obstante, las dificultades persisten con esta interpretación.
SN 1987A parece ser una supernova de colapso de núcleo, por lo que cabría esperar una estrella de neutrones como remanente. Desde que la supernova fue visible se ha estado buscando el núcleo colapsado, pero no se ha detectado. Se han considerado dos posibilidades para explicar la ausencia de la estrella de neutrones. La primera es que la estrella de neutrones puede estar oculta entre densas nubes de polvo y no ser visible. La segunda es que tras la explosión grandes cantidades de material volvieron a caer de nuevo sobre la estrella de neutrones, por lo que continuó colapsando hacia un agujero negro. También tiene unos anillos misteriosos cuyo origen se desconoce.

Foto de En un lugar del cosmos.


Gliese 876

Escrito por Enunlugarenelcosmos 26-02-2016 en ciencia. Comentarios (0)

Gliese 876 es una estrella enana roja de (tipo espectral M4V) situada a 15 años luz de la Tierra en la constelación de Acuario. Además, tiene la denominación de estrella variable IL Aquarii y posee una magnitud aparente de 10,17. Esta estrella cuenta con la mitad de masa que nuestro Sol. Al año 2006, se conoce que alberga a tres planetas: dos parecidos a Júpiter, que se encuentran acoplados en una resonancia orbital 2:1, y otro con una masa de menos de la mitad de Neptuno, de tipo terrestre y el primero en ser descubierto de tan baja masa.
Gliese 876 está ubicado relativamente cerca de nuestro Sistema Solar. Según las mediciones astrométricas efectuadas por el satélite Hipparcos, la estrella presenta un paralaje de 212,59 miliarcsegs, que corresponde a una distancia de 4,70 pársecs (15,3 años luz). Pese a encontrarse tan cerca de nosotros, la estrella es tan débil que es invisible a simple vista y sólo puede observársela mediante telescopios.
Al tratarse de una estrella enana roja, Gliese 876 es mucho menor que nuestro Sol: Las estimaciones indican que tendría solamente el 32% de la masa de nuestra estrella local. La temperatura en la superficie de Gliese 876 es más baja en comparación con el Sol y además posee un radio menor. La conjunción de estos factores resultan en una estrella que es un 1,24% que nuestro Sol en cuanto a luminosidad, aunque la mayoría es radiación infrarroja.
Resulta difícil estimar la edad y metalicidad de las estrellas frías a causa de la formación de moléculas diatómicas en sus atmósferas, lo que hace sumamente complejo el proceso. Basándose en modelos espectrales, se estima que Gliese 876 tiene una cantidad menor de metales pesados comparada con el Sol (aproximadamente el 75% de la existencia solar de hierro). Según la actividad cromosférica, y dependiendo del modelo teórico utilizado, es posible que la estrella tenga entre 6.520 y 9.900 millones de años.
Al igual que muchas estrellas de poca masa, Gliese 876 es una estrella variable. Está clasificada como una estrella variable BY Draconis y su brillo fluctúa alrededor de 0,04 magnitudes. Se cree que este tipo de variabilidad sea causado por las enormes manchas solares pueden observarse en su superficie mientras la estrella realiza su movimiento de rotación.
En 1998 se anunció el descubrimiento de un planeta extrasolar en órbita alrededor de 876; el anuncio fue realizado por dos grupos independientes dirigidos por Geoffrey Marcy y Xavier Delfosse. El planeta fue designado Gliese 876 b y su detección se efectuó a través de la medición de la velocidad radial de la estrella, que era alterada por la gravedad del planeta. Gliese 876 b, que posee una masa cercana al doble de Júpiter, completa su órbita alrededor de su estrella en aproximadamente 61 días, a una distancia de sólo 0,208 UA (menos que la distancia que existe entre el Sol y Mercurio.
Un segundo planeta fue detectado dentro del sistema en 2001, en una órbita interior a la de Gliese 876 b. Este nuevo planeta, designado Gliese 876 c y con el 0,62 de la masa de Júpiter, se halla en una resonancia orbital de 1:2 con el planeta exterior y tarda 30,340 días en completar su movimiento alrededor de la estrella. Esta relación de períodos orbitales fue lo que inicialmente ocultó la velocidad radial del planeta, haciéndola pasar como una mayor excentricidad del Gliese 876 b. Ambos planetas atraviesan fuertes interacciones gravitatorias mientras orbitan su estrella, lo que provoca que sus elementos orbitales cambien a gran velocidad.
En 2005, las observaciones realizadas por un equipo dirigido por Eugenio Rivera revelaron un tercer planeta en el sistema, dentro de las órbitas de los dos planetas tipo Júpiter. Este nuevo planeta, designado Gliese 876 d, posee poca masa (tan sólo 5,88 veces la masa de la Tierra) y podría tratarse de un planeta terrestre. Basándose en las mediciones de velocidad radial y el modelo teórico de las interacciones entre los dos planetas gigantes, se estimó que la inclinación orbital era de unos 50° respecto del plano del cielo. Suponiendo que este sea el caso, y asumiendo que el sistema planetario sea coplanar, las masas planetarias serían aproximadamente un 30% mayores que el límite inferior establecido por el método de velocidad radial. Esto significaría que el planeta interno tendría una masa verdadera de unas 7,5 veces la de la Tierra. Por otro lado, los métodos astronométricos indican que la inclinación del planeta más externo (Gliese 876 b) es de 84°, por lo que las masas verdaderas serían tan sólo un poco mayores que el límite inferior. Otra investigación dirigida por Paul Shankland (que incluyó a Rivera y otros), revela la falta de tránsito astronómico de los planetas por delante de su estrella (junto con una velocidad radial 'inclinada' de 90°, provocada por el efecto Rossiter-McLaughlin) por lo que indica que la inclinación especulativa de ~90° es muy improbable.
Los dos planetas tipo Júpiter se encuentran dentro de la zona de habitabilidad 'tradicional' de Gliese 876, que se extiende entre 0,116 y 0,227 UA desde la estrella.15 Esto deja poco espacio para un planeta habitable adicional del tamaño de la Tierra en esa parte del sistema. No obstante, en caso de que los gigantes gaseosos posean lunas de gran tamaño, estas podrían ser capaces de albergar vida. Además, la zona de habitabilidad para planetas de rotación sincrónica con su movimiento de translación podría ser más amplia que los límites tradicionales, lo que puede permitir la existencia de planetas habitables en otros lugares del sistema.

Foto de En un lugar del cosmos.


Gliese 876 d

Escrito por Enunlugarenelcosmos 26-02-2016 en ciencia. Comentarios (0)

Gliese 876 d es un planeta extrasolar que orbita la estrella enana roja Gliese 876. En el momento de su descubrimiento en 2005, Gliese 876 d fue el planeta extrasolar de menor masa entre los conocidos, a excepción de los planetas de pulsar que orbitan PSR B1257+12. Gliese 876 d tarda menos de dos días en completar una órbita, a una distancia de su estrella de tan sólo un quinto de la que existe entre Mercurio y el Sol. Además, está situado en la región más interior de su sistema planetario. Debido a su baja masa, puede considerarse como una súper Tierra.
Al igual que la mayoría de los planetas extrasolares conocidos, Gliese 876 d fue descubierto por medio del análisis de los cambios en la velocidad radial de su estrella como resultado de la gravedad del planeta. La detección fue realizada midiendo el efecto Doppler de las líneas espectrales de Gliese 876. Cuando se descubrió, ya se sabía que Gliese 876 albergaba dos planetas extrasolares, designados Gliese 876 b y c, en una resonancia orbital de 2:1. Una vez que se tuvieron en cuenta ambos planetas, la velocidad radial aún mostraba otro período, de unos 2 días, que podía ser interpretado como un nuevo planeta con una masa de al menos 5,9 veces la de la Tierra. El planeta, designado Gliese 876 d, fue anunciado en 2005 por el equipo dirigido por Eugenio Rivera.
Gliese 876 d se encuentra en una órbita con un semieje mayor de tan sólo 0,0208 UA (3,11 millones de km).2 A esta distancia de su estrella, es esperable que presente interacciones gravitacionales al completar la órbita; sin embargo, los cálculos orbitales de la velocidad radial sugieren que el valor de la excentricidad sería a lo sumo de 0,22.
Una de las limitaciones del método de velocidad radial empleado para detectar a Gliese 876 d es que únicamente puede obtenerse el límite inferior de la masa del planeta. Este límite inferior equivale aproximadamente a 5,88 veces la masa de la Tierra.
La masa verdadera depende de la inclinación orbital, que en general se desconoce. No obstante, en el caso de un sistema resonante como Gliese 876, las interacciones gravitatorias entre planetas externos indicarían que la inclinación aproximada de dos planetas de tales características sería de 50º sobre el plano del cielo. Suponiendo que Gliese 876 d orbite en el mismo plano que los dos planetas exteriores, su masa verdadera sería aproximadamente de 7,5 veces la de la Tierra. Por otro lado, las mediciones astrométricas indican que la inclinación orbital es de unos 84°, lo que (suponiendo una vez más que el sistema sea coplano) sugeriría que la masa verdadera es poco mayor que el límite inferior.
A causa de su órbita extremadamente excéntrica, los modelos teóricos predicen que los períodos de calentamiento actuarían de forma muy importante en la geología del planeta. De hecho, estos modelos predicen que el planeta podría encontrarse en un perpetuo estado líquido. El flujo de calor total es aproximadamente de 104-5 W/m2 en la superficie planetaria; en comparación, el flujo de calor de Ío es cercano a 3 W/m2.
Puesto que Gliese 876 d tan sólo ha sido detectado indirectamente, a través del efecto gravitatorio sobre su estrella, se desconocen características tales como su radio, composición y temperatura, aunque es probable que el planeta posea temperaturas sumamente elevadas debido a su proximidad a la estrella. La poca masa del planeta ha llevado a sugerir que podría tratarse de un planeta terrestre. Suponiendo una densidad aproximada de 8.000 kg/m3 como respuesta a un grado mayor de compresión en un planeta de más masa que la Tierra, un planeta terrestre de 7,5 masas terrestres tendría un radio 73% mayor que el de la Tierra.Esta clase de planeta terrestre masivo podría formarse en el interior del sistema de Gliese 876 a partir de la materia dirigida hacia la estrella por la migración producida por los gigantes gaseosos.
Otra alternativa es que el planeta podría haberse formado en una órbita más alejada de Gliese 876 y que haya migrado hacia el centro a causa de los gigantes gaseosos. Esto significaría una composición mucho más rica en cuanto a sustancias volátiles, como por ejemplo el agua. Siguiendo este modelo teórico, el planeta tendría un océano de agua presurizado (en la forma de un Fluido supercrítico) separado del núcleo de silicato por una capa de hielo que se mantendría congelado por las altas presiones del interior del planeta. Este tipo de planeta poseería con una atmósfera que contenga vapor de agua y oxígeno libre producido por la ruptura de las moléculas de agua debido a la radiación ultravioleta.
Determinar el modelo correcto requeriría más información acerca del radio y composición planetaria. Desafortunadamente, el planeta parece no transitar su estrella, por lo que obtener la información necesaria excede nuestra actual capacidad de observación.

Foto de En un lugar del cosmos.


Gliese 876 c

Escrito por Enunlugarenelcosmos 26-02-2016 en ciencia. Comentarios (0)

Gliese 876 c es un planeta extrasolar que orbita la estrella enana roja Gliese 876 cada 30,340 días. Fue descubierto en 2001 y es el segundo planeta en orden de distancia a partir de su estrella.
En el momento de su descubrimiento, ya se sabía que Gliese 876 albergaba un planeta extrasolar designado Gliese 876 b. En 2001, los continuos análisis de la velocidad radial de la estrella revelaron la existencia de un segundo planeta dentro del sistema, que fue designado Gliese 876 c. Se calcula que el período orbital de Gliese 876 c es de exactamente la mitad del período del planeta exterior, lo que significa que la velocidad radial del segundo planeta se interpretó en un principio como una excentricidad mayor en la órbita de Gliese 876 b.
Gliese 876 c y Gliese 876 b, el planeta exterior, tienen periodos orbitales en una resonancia 1:2, lo que produce que los elementos orbitales del planeta cambien muy velozmente con la precesión de las órbitas. La órbita del planeta tiene una excentricidad mayor que la de cualquiera de los planetas principales que forman nuestro sistema solar. El semieje mayor de la órbita es de solamente 0,1303 UA (aproximadamente un tercio de la distancia media entre Mercurio y el Sol). A pesar de esto, está situado en la región interna de la zona de habitabilidad del sistema, debido a que Gliese 876 es una estrella muy débil.
Una de las limitaciones del método de velocidad radial empleado para detectar a Gliese 876 c es que únicamente puede obtenerse el límite inferior de la masa del planeta. En el caso de Gliese 876 c, este límite inferior es del 62% de la masa de Júpiter. La masa verdadera depende de la inclinación de la órbita, que en general se desconoce. En el caso de un sistema resonante como Gliese 876, las interacciones gravitatorias entre los planetas pueden utilice para encontrar las masas verdaderas; por medio de este método, se estima que posee una inclinación aproximada de 50º sobre el plano del cielo. De ser así, la masa verdadera sería alrededor de un 30% mayor que su límite inferior, unas 0,81 veces la masa de Júpiter. Por otro lado, las mediciones astrométricas indican que la inclinación orbital es de unos 84°, lo que sugeriría que la masa es casi la misma del límite inferior.
Dada la enorme masa del planeta, es probable que Gliese 876 c sea un gigante gaseoso sin una superficie sólida. Puesto que el planeta tan sólo ha sido detectado indirectamente, a través del efecto gravitatorio sobre su estrella, se desconocen características tales como su radio, composición y temperatura. Suponiendo que tuviera una composición similar a la de Júpiter y su equilibrio químico ambiental fuera parecido, la atmósfera de Gliese 876 c carecería de nubes en su atmósfera superior.
Gliese 876 c se halla dentro de la zona de habitabilidad de Gliese 876 respecto a la capacidad de un planeta de masa similar a la Tierra para retener agua en estado líquido en su superficie. Aunque se desconocen cuáles son las probabilidades de vida en un gigante gaseoso, las lunas de gran tamaño podrían contener un medio ambiente habitable. Los modelos teóricos de interacción entre una luna hipotética, el planeta y la estrella indican que las lunas de gran tamaño deberían poder sobrevivir en órbita alrededor de Gliese 876 b durante toda la vida del sistema planetario. Por otra parte, no está claro que exista la posibilidad que una luna de tales dimensiones pueda llegar a formarse.

Foto de En un lugar del cosmos.


Gliese 876 b

Escrito por Enunlugarenelcosmos 26-02-2016 en ciencia. Comentarios (0)

Gliese 876 b es un planeta extrasolar que orbita la estrella enana roja Gliese 876 cada 60,940 días. Descubierto en 1998, Gliese 876 b fue el primer planeta en ser hallado orbitando una enana roja.
Gliese 876 b fue descubierto en forma independiente por dos grupos distintos, uno dirigido por Geoffrey Marcy y el otro por Xavier Delfosse. Al igual que la mayoría de los planetas extrasolares conocidos, fue descubierto al detectarse variaciones en la velocidad radial de su estrella como consecuencia de la gravedad del planeta. La detección fue realizada midiendo el efecto Doppler de las líneas espectrales de Gliese 876.
Gliese 876 b y Gliese 876 c, el planeta interior, tienen periodos orbitales en una resonancia 2:1, lo que produce una fuerte interacción gravitatoria entre ambos. Como resultado, los elementos orbitales del planeta cambian muy velozmente con la precesión de las órbitas. La órbita del planeta tiene una excentricidad baja, similar a la de los planetas de nuestro sistema solar. El semieje mayor de la órbita es de solamente 0,208 UA (menor que el de Mercurio). Sin embargo, Gliese 876 es una estrella tan débil que el planeta se sitúa fuera de la zona de habitabilidad.
Una de las limitaciones del método de velocidad radial empleado para detectar a Gliese 876 b es que únicamente puede obtenerse el límite inferior de la masa del planeta. Este límite inferior equivale aproximadamente a 1,93 veces la masa de Júpiter. La masa verdadera depende de la inclinación de la órbita, que en general se desconoce. En el caso de un sistema resonante como Gliese 876, las interacciones gravitatorias entre los planetas pueden utilizarse para encontrar las masas verdaderas: los mejores datos de velocidad radial que se calcularon son de una inclinación aproximada de 50º sobre el plano del cielo. De ser así, la masa verdadera sería alrededor de un 30% mayor que su límite inferior, unas 2,5 veces la masa de Júpiter. Por otro lado, las mediciones astrométricas indican que la inclinación orbital es de unos 84°, lo que sugeriría que la masa es poco mayor que el límite inferior.
Dada la enorme masa del planeta, es probable que Gliese 876 b sea un gigante gaseoso sin una superficie sólida. Puesto que el planeta tan sólo ha sido detectado indirectamente, a través del efecto gravitatorio sobre su estrella, se desconocen características tales como su radio, composición y temperatura. Suponiendo que tuviera una composición similar a la de Júpiter y su equilibrio químico ambiental fuera parecido, la atmósfera de Gliese 876 b carecería de nubes, pese a que en las regiones más frías del planeta podrían llegar a formarse nubes de agua.
Gliese 876 b se halla dentro de la zona de habitabilidad de Gliese 876 respecto a la capacidad de un planeta de masa similar a la Tierra para retener agua en estado líquido en su superficie. Aunque se desconocen cuáles son las probabilidades de vida en un gigante gaseoso, las lunas de gran tamaño podrían contener un medio ambiente habitable. Los modelos teóricos de interacción entre una luna hipotética, el planeta y la estrella indican que las lunas de gran tamaño deberían poder sobrevivir en órbita alrededor de Gliese 876 b durante toda la vida del sistema planetario. Por otra parte, no está claro que exista la posibilidad que una luna de tales dimensiones pueda llegar a formarse.

Foto de En un lugar del cosmos.