Blog de Enunlugardelcosmos

historia

Historia de la astronomía "el gran debate"

Escrito por Enunlugarenelcosmos 23-03-2017 en historia. Comentarios (0)

Gran Debate es el nombre que reciben los debates que tuvieron lugar durante la década de 1920 sobre la naturaleza de lo que entonces se llamó «nebulosas», y que son en realidad galaxias fuera la Vía Láctea. La discusión se centró en la naturaleza y la distancia de estos objetos, y consecuentemente en su naturaleza galáctica o extragaláctica. La fecha más famosa de este debate es la del 26 de abril de 1920 en el Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano.

Los dos principales protagonistas de este debate fueron Harlow Shapley y Heber Doust Curtis. El primero defendía la idea de que el universo observable no se extiende más allá de la Vía Láctea; el segundo defendía la idea opuesta, basándose sobre todo en la observación de novas en lo que ahora se llama la galaxia de Andrómeda.

El debate aprovechaba las observaciones de Vesto Slipher, quien en 1914 había detectado un cierto número de corrimientos hacia el rojo en algunas de esas nebulosas, cuya amplitud, relacionada por el efecto Doppler con su velocidad de desplazamiento, parecía indicar que estos objetos no estaban gravitacionalmente conectados con nuestra galaxia.

Por su parte, Shapley participaba en la detección de movimientos en el seno de la nebulosa de Andrómeda, y tendía a pensar que este objeto tenía una extensión relativamente modesta y, por tanto, próxima a la del Sistema Solar.

Ahora se sabe que esas mediciones eran erróneas y que no es posible detectar movimientos significativos dentro de la galaxia de Andrómeda en escalas de tiempo del orden de la duración de una vida humana. Por otra parte, se desconocen los elementos que llevaron a Shapley a pensar que había observado movimientos dentro de esos objetos.

El Gran Debate lo cerró en 1925 o 1926 Edwin Hubble, quien detectó cefeidas y muchas otras estrellas variables en varias de esas nebulosas (especialmente NGC 6822, M33, M32 y M31), que permiten medir su distancia y, por lo tanto, probar la naturaleza extragaláctica de estos objetos.

Imagen:La galaxia del Triángulo (M33), en la cual Edwin P. Hubble identificó treinta y cinco cefeidas en 1926, permitiendo así medir su distancia y demostrar su naturaleza extragaláctica. Wikipedia

La imagen puede contener: noche


Historia de la ciencia el Renacimiento

Escrito por Enunlugarenelcosmos 14-03-2016 en historia. Comentarios (0)

Historia de la ciencia el Renacimiento:
Además de estancar el proceso de innovación, la peste negra fue uno de los factores que pusieron en jaque todo el modelo de sociedad que había encontrado su apogeo los siglos anteriores. El siglo XV presenció el inicio del florecimiento artístico y cultural del Renacimiento.
El redescubrimiento de textos antiguos se aceleró después de la Caída de Constantinopla, a mediados del siglo XV, cuando muchos eruditos bizantinos tuvieron que ir a buscar refugio en Occidente, especialmente en Italia. Este nuevo influjo alimentó el creciente interés de los académicos europeos por los textos clásicos de periodos anteriores al triunfo del cristianismo en la cultura europea. En el siglo XVI ya comienza a existir, paralelo al interés por la civilización clásica, un menosprecio por la Edad Media, que pasó a ser cada vez más asociada a expresiones como "barbarismo", "ignorancia", "oscuridad", "gótico", "noche de mil años" o "sombrío".
El humanismo renacentista rompe con la visión teocéntrica y con la concepción filosófico-teológica medieval. Ahora, conceptos como la dignidad del ser humano pasan a estar en primer plano. Por otro lado, ese humanismo representa también una ruptura con la importancia que le venía siendo dada a las ciencias naturales desde el (re-) descubrimiento de Aristóteles, en el siglo XII.
A pesar del florecimiento artístico, el periodo inicial del Renacimiento es generalmente visto como un momento de estancamiento en las ciencias. Hay poco desarrollo de disciplinas como la física y astronomía. El apego a los escritos antiguos enraízan aún más las visiones ptolemaica y aristotélica del universo. En contraste con la escolástica, que suponía un orden racional de la naturaleza en el cual podría penetrar el intelecto, el llamado naturalismo renacentista pasaba a ver el universo como una creación espiritual opaca a la racionalidad y que sólo podría ser comprendida por la experiencia directa. Al mismo tiempo, la filosofía perdió mucho de su rigor cuando las reglas de la lógica pasaron a considerarse como secundarias ante la intuición o la emoción.
Por otro lado, la invención de la imprenta, que ocurrió simultáneamente a la Caída de Constantinopla, tendría gran efecto en la sociedad europea. La difusión más fácil de la palabra escrita democratizó el aprendizaje y permitió la propagación más rápida de nuevas ideas. Entre esas ideas estaba el álgebra, que había sido introducida en Europa por Fibonacci en el siglo XIII, pero sólo se popularizó al ser divulgada en forma impresa.
Estas transformaciones facilitaron el camino para la Revolución científica, pero eso sólo ocurriría después de haber llegado el movimiento renacentista al norte de Europa, con figuras como Copérnico, Francis Bacon y Descartes. Fueron estas figuras las que llevaron adelante los avances ensayados por los sabios de la Edad Media, pero estos personajes ya son descritos a menudo como pensadores pre-iluministas, en lugar de que sean vistos como parte del Renacimiento tardío.
Foto el Hombre de Vitruvio de Leonardo da Vinci, un ejemplo de la mezcla de arte y ciencia típica del Renacimiento.

Foto de En un lugar del cosmos.